¿Cuáles son las mejores inversiones en criptomonedas a largo plazo?

He aquí algunos nombres del pasado con los que conjurarse. ¿Quién se acuerda de Bellota? ¿O Albaricoque? ¿Dragón, alguien? ¿O intenta Amstrad o Tandy? ¿Commodore?

Los que tengan una larga memoria recordarán que se trata de empresas de los primeros tiempos de la revolución de los ordenadores domésticos que, en las décadas transcurridas desde finales de los 70, han transformado la vida de casi todo el mundo. De ser meros artilugios interesantes en los que jugar al ajedrez o hacer un poco de procesamiento de textos, estos dispositivos están ahora en el centro de nuestra vida laboral y personal.

Ya nadie los llama ‘home computers’. Pero los nombres anteriores no iban a participar en la bonanza. Un economista podría decir que fueron víctimas de la ‘destrucción creativa’ pero es más exacto decir simplemente que se encontraron en el lado equivocado de la consolidación. Incluso la poderosa Apple estuvo a punto de hundirse a finales de los 90, hasta que Steve Jobs regresó para salvar la empresa que había fundado.

La gran mayoría tiene poco valor

Cuando un mercado está creciendo y los comentaristas aseguran que sus productos representan ‘El Futuro’, se produce una pugna entre las diferentes empresas para conseguir una parte de la acción.

Sucedió con los canales y los ferrocarriles durante la revolución industrial, con la industria del motor en el siglo XX y con los electrodomésticos después de la Segunda Guerra Mundial. Inevitablemente, algunos de estos actores van a ser sacudidos o absorbidos.

Las criptomonedas se acercan a ese punto, lo que plantea la cuestión de qué criptomoneda es la mejor para invertir a largo plazo. Hay entre 4.000 y 6.000 criptodivisas en el mundo -las estimaciones varían-, lo que supone muchas veces el número de monedas convencionales, entre 22 y 33 veces, habiendo 180 tipos de moneda de curso legal.

La gran mayoría de estas monedas carecen de valor o están destinadas a una circulación muy limitada, como las antiguas fichas de la Sociedad Cooperativa. Pero incluso si el número puede reducirse a 100 o 200 jugadores serios, es casi seguro que son demasiados para los beneficios de los inversores en general.

Tres categorías de criptomonedas

Para seleccionar las mejores criptodivisas en las que invertir a largo plazo, hay que tener en cuenta dos principios. Uno es que la moneda debe tener una sólida reputación en todos los frentes: la tecnología debe funcionar, debe ser segura y el emisor de la moneda debe estar libre de escándalos.

Una criptodivisa que ha sido investigada por las autoridades, especialmente en Estados Unidos, es poco probable que resulte una buena apuesta a largo plazo. Recuerde también que la necesidad de una buena reputación se aplica tanto a los recién llegados como a los jugadores establecidos.

El segundo principio es que la cibermoneda en cuestión debe hacer algo diferente, tener un punto de venta único, o al menos casi único. Las empresas Snapchat e Instagram no se propusieron replicar a Twitter, sino que trataron de arar su propio surco de forma similar pero distinta.

En este contexto, «diferente» no tiene por qué significar «nuevo». Puede referirse al tamaño, la historia o la posición en el mercado.

Seleccionar una inversión en criptomonedas a largo plazo puede ser desalentador, incluso si nos limitamos a los principales actores. Para facilitar las cosas, busquemos un candidato en cada una de las tres categorías: moneda establecida, recién llegada y ‘one of a kind’, una criptodivisa que está haciendo algo realmente diferente.

Elegir a Stellar como nuestra selección de recién llegados puede parecer estirar la definición de novedad, dado que se lanzó en 2014, pero su prominencia es más reciente y su modelo es definitivamente refrescante.En sus propias palabras: «Stellar no tiene dueño; en todo caso es propiedad del público. El software se ejecuta a través de una red descentralizada y abierta y gestiona millones de transacciones cada día.»

El candidato establecido

¿Pero qué hace realmente?

«Stellar es una red de código abierto para monedas y pagos. Stellar permite crear, enviar e intercambiar representaciones digitales de todas las formas de dinero: dólares, pesos, Bitcoin, prácticamente cualquier cosa. Está diseñada para que todos los sistemas financieros del mundo puedan trabajar juntos en una sola red.»

¿Como Bitcoin entonces?

«Al igual que Bitcoin y Ethereum, Stellar se basa en el blockchain para mantener la red sincronizada, pero la experiencia del usuario final es más parecida al dinero en efectivo.»

A los mercados parece gustarles: durante el último año, el precio ha pasado de 0,055 dólares el 23 de abril de 2020 a 0,490 dólares el 22 de abril de este año.

¿Cuál es su opinión sobre el ETH/USD?

3095.73¡Voto alcista o bajista para ver el sentimiento de los traders!

El sentimiento del mercado:

Alcista Bajista

94% 6%

Votó alcista.

Has votado bajista.

Pruebe ETH/USD

Empieza a operar o prueba la demo

Nuestro candidato ‘one of a kind’ es Monero, una criptodivisa cuyo único punto de venta es la total privacidad.

Dice: «La mayoría de las criptomonedas existentes, incluidas Bitcoin y Ethereum, tienen cadenas de bloques transparentes. Las transacciones pueden ser verificadas y/o rastreadas por cualquier persona en el mundo. Esto significa que las direcciones de envío y recepción de las transacciones podrían estar potencialmente vinculadas a identidades del mundo real.»

Sin embargo: «Monero, por otro lado, utiliza varias tecnologías que mejoran la privacidad para garantizar el anonimato de sus usuarios… Como cada transacción es privada, Monero no puede ser rastreado.»

Por último, llegamos al jugador establecido que los supera a todos, Bitcoin. Recomendar Bitcoin puede parecer un poco como sugerir a un comprador de acciones que compre Microsoft: la opción menos aventurera. Pero recuerde que siempre tenemos en cuenta la probabilidad de que la consolidación esté a la vuelta de la esquina en el mundo del ciberdinero, y ¿quién apostaría en contra de que Bitcoin sea el que llegue a la cima, quizás a la cima?

El Bitcoin ha estado en racha recientemente, desde los 7.136,84 dólares del 22 de abril del año pasado hasta los 53.985,80 dólares en el momento de escribir este artículo. Por supuesto, el Bitcoin tiene cierta forma en cuanto a subir y luego caer – sucedió en 2017-2018, y las miradas de angustia en la cara de los comerciantes del día cuando esto sucedió puede parecer una advertencia de una posible repetición.

Sin embargo, no estamos hablando de day trading sino de inversión. Además, el Bitcoin se recuperó con bastante rapidez de aquellos bajones, con algunos altibajos iniciales, a partir de 2019.

Hace tiempo que no oímos hablar de hackeos a Bitcoin o de interés regulatorio en la moneda. El Bitcoin tiene una gran aceptación en los pagos y va camino de convertirse en un término genérico, como ocurrió con Google y Hoover.

Eso es señal inequívoca de una marca que está bien metida en su mercado.

Estas son, pues, nuestras tres opciones: Stellar para lo nuevo, Monero para lo único y Bitcoin para el nombre establecido.

Una última palabra: la consolidación parece muy probable, pero no es inevitable. Por ejemplo, desde el primer vuelo de los hermanos Wright en 1903 hasta este momento, la aviación civil en su conjunto ha perdido dinero. Esto no quiere decir que las aerolíneas individuales no hayan sido rentables, pero el sector, en general, no lo ha sido.

Dicho esto, es probable que las ayudas estatales hayan mantenido a muchas aerolíneas en el negocio. Parece poco probable que eso ocurra con las criptomonedas.

Leer más: Predicción del precio de Dogecoin: ¿todo el camino hasta 1 dólar en 2021?


Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *